martes, 8 de septiembre de 2015

#PorSoleares: Verdades

La adecuación de la mente a un objeto, o bien que el conocimiento concuerde con el objeto, han sido los significados universales respecto de la "verdad". El resto sería la verdad a medias o la mentira plena.

El entonces procurador de justicia de México, Jesús Murillo Karam, salió al paso del conflicto de Ayotzinapa con una explicación insegura y tediosa donde las premisas se hicieron coincidir deliberadamente a fin de construir un castillo de naipes para callar la desaparición de los normalistas: La verdad histórica.

Desde el principio, el padre Solalinde había citado el tema de la "cremación" de los estudiantes, y reforzada luego por Murillo Karam y abiertamente desmentida por el grupo de especialistas argentinos que han sacado a la luz, si no la aclaración del crimen o desaparición, si los errores de la verdad histórica contra la verdad científica, es decir contra la historia oficial del caso que requerirá de otra investigación minuciosa.


El costo político para el presidente Peña Nieto es incalculable. A los ojos del mundo su gobierno ha sido incapaz, inepto, de resolver la desaparición de los normalistas. No bastó con retirar al gobernador de Guerrero y encarcelar al presidente Municipal de Iguala para detener las investigaciones privadas y ahora oficializadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, o sea, desde fuera le vienen a corregir, no a enmendar, la plana al Presidente Peña.

Los mexicanos nos preguntamos, si la verdad histórica es insostenible, sucederá lo mismo con las verdades jurídicas de Virgilio Andrade sobre las investigaciones a Peña Nieto y Videgaray en relación a los negocios con Grupo Higa.

¿Sucederá lo mismo con el caso de la fuga de Joaquín Guzmán, El Chapo?

¿Tendremos que llamar a los extranjeros a investigar la veracidad de esas verdades oficiales que no históricas?

Y si estas verdades a medias han sido oficializadas ahora, cuántas en el pasado se habrán "cremado" para acallar críticas.

¿Ejemplos? Qué le parecen los resultados electorales de Carlos Salinas cuando el sistema se calló y se cayó. O sea, más de lo mismo.

O por lo menos así me lo parece.





No hay comentarios:

Publicar un comentario