domingo, 23 de agosto de 2015

El veto a independientes en Puebla

La medida adoptada por mayoría en el Congreso del Estado para complicar la viabilidad de que en Puebla se registren candidaturas independientes puede verse de varias maneras:

Una, como el resultado de la fuerza y dominio del gobernador Moreno Valle sobre la mayoría de los legisladores, quienes, obviamente, estarán a merced de sus deseos en el futuro inmediato, es decir, hasta el 2018, asunto que debe preocupar a los presidentes municipales en turno y al próximo gobernador.

Otra, sin duda, es el temor de que los partidos políticos que antes formaron la alianza Compromiso por Puebla, se revelen y ahora opten por impulsar la candidatura de un ciudadano que tenga o pueda tener alto raiting para el 2018.

La percepción de "mayoría", sin embargo, no es total. La tarde del sábado en Casa Puebla hubo manifestaciones de enojo, a Jorge Aguilar le tronaron los dedos y le reclamaron hasta el cansancio el por qué de los dos votos considerados aliados fueron en contra de la iniciativa de los candados propuestos por el morenovallismo.


Franco Rodríguez y Pablo Montiel, por fin dieron muestras de sentido común y de no remar contra la corriente ciudadana que tanto defendieron en su anterior vida, antes de ser cooptados por el encantador de serpientes.

Desde los temas de la Ley Bala y la Ley Antigrafiti, ambos legisladores habían recibido fuertes reclamos en los órdenes familiar y social por haber sido complacientes, cómplices, de las medidas autoritarias del gobernador. Ahora parecen recapacitar y dar un paso atrás, ojalá y no sea como dice el refrán que "golondrina no hace verano".

Por otra parte, Moreno Valle se pone ahora en la mira de los reflectores nacionales, sobre todo de quienes han promovido y presumido del ejemplo de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, que empieza a ser viral en algunas entidades.

La plataforma conocida como CIC, Centro de Integración Ciudadana, es una réplica de la creada y utilizada en el proceso electoral de Nuevo león, que recientemente ha sido impulsada y presentada en Puebla, donde varios empresarios y medios de comunicación se han reunido en una causa común.

Para quien no lo sepa, le será fácil adivinar que el CIC es el primer paso de un movimiento en pro de las candidaturas ciudadanas o para impulsarlas.

¿Cómo reaccionarán ahora los involucrados ante la arrolladora lista de candados impuestos por el morenvallismo contra los ciudadanos?






No hay comentarios:

Publicar un comentario