miércoles, 20 de mayo de 2015

Chiapas y Saltillo confluyen en Puebla

Para la prensa comprometida o pasaron desapercibidos o fueron intencionalmente ocultados dos hechos en los últimos días, ambos con un común denominador, se trata de esa rama de la Iglesia Católica que tiene militancia, que busca acabar con el mal gobierno producto de la oligarquía y el autoritarismo.

Primero fue el acercamiento de representantes magisteriales de la Ibero Puebla quienes acudieron al seminario “El Pensamiento Crítico frente a la Hidra Capitalista” en el Caracol de Oventik, donde el subcomandante Galeano dirigió un mensaje.

Para nadie es extraña la relación del ex subcomandate Marcos con gente de la Ibero Puebla. Faltaba más, en los momentos críticos posteriores al alzamiento del 94, por Puebla pasaron muchos mensajes.

A esta reunión acudieron Eduardo Almeida Acosta y María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera, importantes en el movimiento y sin duda activistas muy definidos y lejanos al gobierno de Puebla.

El otro hecho fue la visita del obispo Raúl Vera, teólogo egresado de la Universidad Pontifico de Santo Tomás de Aquino y un colaborador cercano a Samuel Ruiz. Además monseñor Vera es actualmente obispo de Saltillo, Coahuila, entidad invitada por Rafael Moreno Valle a una semana cultural con motivo del 5 de Mayo. Seguramente sólo coincidencia.


El caso es que Raúl Vera explotó contra el gobernador a quien definió como totalitario y acusó de criminalizar la detención de los presos que participaban en movimientos sociales.

Vera advirtió que lo que pasa en Puebla está punto de ocurrir en otras entidades como Coahuila.

El caso es que hubo un parecido entre lo escuchado en Chiapas por Almeida y Maru Sánchez Díaz de Rivera y lo ocultado en Puebla por los medios que no vieron ni escucharon de Raúl Vera.

Puebla cada vez está más en el centro del huracán nacional del choque de dos visiones totalmente diferentes del quehacer de la política. Una totalmente a la vieja usanza, con el apego a la fuerza policíaca y la represión, la otra que busca mantener abiertas las válvulas de escape de la sociedad civil.

Y todo ello días antes de las elecciones federales para convalidar los proyectos de Peña Nieto en México y de Moreno Valle en Puebla con miras al 2018.

¿Será acaso que los cañones de Saltillo y Chiapas voltearán Puebla para frenar a Moreno Valle o a Zaragoza?




No hay comentarios:

Publicar un comentario