miércoles, 28 de enero de 2015

¿Democracia o Castas?

Por Soleares
Jesús Manuel Hernández
Y la historia se repite, los mismos apellidos, los mismos distritos, algunos ligeros cambios, sobre todo en el color de las banderas, pero a fin de cuentas, Maurice Jolly hubiera podido escribir sus teorías del poder en una entidad como Puebla, donde el privilegio de gozar del placer del poder se disputas siempre bajo los mismos escenarios y con una constante: la consolidación de las castas.

¡Quién lo hubiera imaginado!

El poder en Puebla no pasa por las urnas, menos por los proyectos de un partido, por supuesto sus protagonitas están alejados de la teoría y el oficio del servicio público donde los ciudadanos sean el eje de las acciones.

Nada de eso, la "nueva" camada de candidatos se agrupa en el conjunto de "más de lo mismo" donde los apellidos se convierten en cabezas de castas, de consolidación de cacicazgos o del surgimiento de cotos de poder al más puro estilo porfirista, ese que provocó la Revolución.

Las nuevas castas divinas pueden lo mismo brincar del verde al rojo pasando por el amarillo y sin dejar de lado al azul. No importa la ideología, importan sólo la suma de pequeños círculos de poder que ayudan en la complicidad a manterse el conjunto unido, importan además los acuerdos entre los poderosos y entre aquellos que ante todo no están dispuestos a renunciar al privilegio del placer que dá el poder.

¿Y los ciudadanos, cuánto tiempo más soportarán la misma obra de teatro?



No hay comentarios:

Publicar un comentario