miércoles, 31 de diciembre de 2014

El Año de la #LeyBala

Por Soleares
Por Jesús Manuel Hernández

Si alguna calificación debiera recibir la gestión morenovallista en este 2014, sería sin duda englobada en la violación de preceptos del bien común, en la represión y el acomodo de las leyes a su antojo para acotar los espacios ciudadanos.

El gobernador que ofreció sacar al "marinismo" de Casa Puebla, meter a la cárcel a los corruptos y autoritarios del anterior sexenio, ha caído en los errores de sus enemigos, se ha olvidado del pueblo, le ha volteado la espalada a los ciudadanos, ha metido a la cárcel a los líderes sociales y defensores de las tradiciones regionales, o a quienes se oponen a dejar pasar los proyectos caprichosos y megalómanos.

Moreno Valle es el reflejo del viejo sistema político de México que ha comenzado a morir en este año a nivel nacional y encontrado asombrosamente un refugio en tierras poblanas. Hace 20 años los mexicanos no creían posible la alternancia del poder, los ciudadanos abrieron los espacios, pero Puebla ha quedado rezagada.

Ha invertido millones en su imagen sin transparencia y rendición de cuentas, y ha dejado en la penuria a miles de familias que no reciben los servicios adecuados.

Hace unos días el portal de noticias independiente "SinEmbargo" presentó una encuesta basada en sondeos entre analistas, politólogos activistas, defensores de los derechos humanos, el resultado coloca al gobernador de Puebla abanderado por Acción Nacional como el segundo peor calificado, más criticado y cuestionado entre otros asuntos por la famosa y lamentable "Ley Bala" que fue aplicada sin cumplir protocolos en Chalchihuapan dejando el saldo de un niño muerto por proyectil del arsenal policíaco de Puebla.

Aún así Moreno Valle cierra el año con relativa aceptación social, por encima de la media, producto del enorme presupuesto dedicado a la promoción en televisión nacional y la cooptación de los medios informativos locales, donde la autocensura frena cualquier cuestionamiento.

En 2015 la gestión morenovallista enfrentará un proceso electoral peligroso, delicado, que será definitivo en el comportamiento de los actores nacionales con miras a la sucesión presidencial. Se juega el todo por el todo y con los dados cargados y con una visión totalmente vertical, cuando el mundo empieza a girar en otro sentido, de abajo hacia arriba, horizontal, donde antes de pedir el voto el ciudadano tenga el uso de la palabra.

El crecimiento de las interconexiones de redes sociales, la participación cada vez mayor de los nuevos actores, jóvenes fundamentalmente, que van contra el establishment, contra la imposición, contra el manoseo de las candidaturas, contra los partidos agotados y contra los candidatos de las televisoras.

Será un año de mucha participación ciudadana, de despertar social, y por desgracia también del uso del tolete y la chicanada.

Feliz Año



jesusmanuelh@icloud.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario