domingo, 25 de mayo de 2014

La #LeyBala

Por Soleares
Jesús Manuel Hernández
"- ¿Quién mató al Comendador?

- Fuenteovejuna, Señor.

-¿Quién es Fuenteovejuna?

- Todo el pueblo, a una."

Lope de Vega, Siglo de Oro de las letras españolas, obra en tres actos publicada en 1618 en Madrid, cuyo libreto es de dominio público sobre la vida y gestión de Fernán Gómez de Guzmán, Comendador Mayor de la orden de Calatrava, hombre cruel, sin escrúpulos que explotaba a sus vasallos, reclutaba por la fuerza a los jóvenes para enviarlos a las guerras y deshonraba a las mujeres de Fuente Ovejuna.

Hasta que un día el pueblo se organiza y decide liquidar al comendador. Las investigaciones llevaron a pronunciar la frase tan conocida de ¿Quién mató al comendador?

Otra frase, que se atribuye a Carlos Madrazo, pero está inserta en la literatura española es aquella de “si el pueblo dice a las 12 del día que es de noche, hay que ir encendiendo las farolas”. En ambos casos se manifiesta el poder de la crítica popular.

La referencia viene a colación por lo sucedido con la Ley Bala, así calificada y etiquetada, consistente en la iniciativa enviada por el Gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, al Congreso del Estado para el uso autorizado de armamento mortal para reprimir o perseguir manifestaciones que pusieran en riesgo el orden social.


El documento fue divulgado por varios grupos a través de las redes sociales y se desencadenó un verdadero maremagnum que provocó la rectificación de última hora del Ejecutivo quien cortó y editó el documento aparecido en el Periódico Oficial y dejó colgados de la brocha a los legisladores como Franco Rodríguez. ¡Vaya ridículo!

El buscador de Google presentaba esta mañana 22 mil 800 noticias relacionadas con el tema. El hastag, etiqueta, en Twitter casi alcanzó los 2 millones de impresiones.

Pero el golpe más certero fue el de la reportera Sonia Corona que entrevistó a los líderes de organizaciones defensoras de los Derechos Humanos en Puebla y subió la noticia al diario El País cuya divulgación internacional acabó por meter el tema de la #LeyBala en los ámbitos globales.

Y qué decir de la cantidad de cartones periodísticos alusivos al tema.

Así de simple. Un esfuerzo no coordinado producto de una falsa seguridad del Estado para hacer y deshacer a su antojo se topó con las nuevas formas de competencia del ejercicio del poder.

Seguramente los estrategas han tomado nota de los nuevos canales de la gestión del poder.

jesusmanuelh@icloud.com