miércoles, 30 de abril de 2014

¿Se acaba el miedo?

Por Soleares 
Jesús Manuel Hernández
No es un rumor popular, no es un chisme que ande de boca en boca, tampoco atiende en concreto a un sector de la sociedad, digamos que los afectados no son quienes encabezan el cotilleo en quedito.

¿Cómo le caería a usted que a la mitad del gobierno de Moreno Valle, algunos grupos sociales empiecen a buscar quién encabece la forma de acelerar la pérdida del miedo entre los poblanos por hacer señalamientos a la forma de gestionar la administración poblana?

El más insistente es uno que inició en el entorno de algunas familias de origen libanés, emparentadas con algunos otros que son o fueron cercanos al gobierno del Estado de México.

Y no es que haya línea, solo inquietud, solo necesidad de encontrar quién encabece a los inconformes.

Los afectados esperaban más de sus líderes de sector, querían que por lo menos hablaran, negociaran, intervinieran, no tanto que se pelearan frontalmente, pero sí que fueran un contrapeso a los excesos, como sucedía antes, cuando Puebla, dicen, pesaba en el ámbito nacional.


Y la búsqueda empezó cuando se conocieron las razones del silencio, todas tienen un común denominador: el miedo. Y es que nadie, o casi nadie tiene "cola de elefante", como dijera Alfredo Toxqui sobre las cualidades de un político.

Seguramente el gobierno estatal, sus oidores, sus escuchas, sus personeros ya habrán identificado el movimiento que viene haciéndose, como los poblanos funcionaban antes: en corto, sólo los allegados, nadie ajeno, como cuando la sociedad poblana cuidaba sus negocios, sus familias, del abuso de poder del avilacamachismo.

Vaya coincidencias.

jesusmanuelh@icloud.com