miércoles, 2 de abril de 2014

Diálogo en el Cuauhtémoc: Lozano y RMV

Por Soleares
Jesús Manuel Hernández

A muchos extrañó la presencia del senador Javier Lozano Alarcón en el palco del Gobierno del Estado compartiendo el espacio con el inquilino y patrocinador de la campaña de reelección de Gustavo Madero el pasado domingo 30 de marzo.


Por supuesto que todo mundo duda de que su afición al equipo de la Franja haya sido el motivo de su encuentro.

Máxime cuando están visiblemente confrontados por la campaña dentro del Partido Acción Nacional.

Días antes Moreno Valle organizó un evento de arranque de campaña regional salpicado de fallas y confusiones y con la plaza a media entrada.

Lozano aprovechó el escenario y en su cuenta de twitter agradeció las carencias que sin duda son aportaciones en favor de su apoyado Ernesto Cordero.

Por si fuera poco el ex Secretario del Trabajo acusó a Madero del uso de más de 500 millones de pesos en el financiamiento de su promoción personal en aras de reelegirse.

Tan sólo estos dos motivos sumados a la militancia de Lozano Alarcón en otro equipo, son suficientes para que le corte el habla, para no tomarle la llamada, menos para invitarlo al palco.

A no ser que Moreno Valle ya sepa algo que otros ignoran.

Y ese algo podría ser el resultado de las encuestas internas, las efectuadas entre los panistas de primer orden, digamos los que participaron en la Asamblea donde Madero se presentó violando los acuerdos.

Y si así fuera, Moreno Valle fiel a su estilo estaría dando un ejemplo más al estilo "Underwood" de usar la realidad, los hechos, en su beneficio.

Total, diría el clásico, si los resultados del 18 de Mayo no son benéficos, la llamada de Moreno Valle a Madero, será "perdimos compadre, pero ganó el PAN".

Sin duda el diálogo del inquilino de Casa Puebla y el senador no fue de fútbol, ni de leyes secundarias, más bien podría asumirse como un escarceo, una tienta al establo enemigo, por aquello de las dudas.