domingo, 21 de julio de 2013

¿Juárez o Fox?

Por Soleares
Jesús Manuel Hernández

Vicente fox, expresidente de México, ha puesto sobre la mesa un ingrediente, por si hiciera falto alguno más en el complejo escenario del país, que pudiera abrir viejas heridas del siglo pasado cuando el sinarquismo y la edición de libros contra Benito Juárez se enfrascaron en posiciones muy adversas.

Dijo Fox que Juárez "casi cometió traición a la patria" al momento de firmar el tratado McLane-Ocampo, el de los famosos tres corredores que permitirían a Estados Unidos cruzar el país a perpetuidad, entre Mazatlán y Matamoros, Guaymas a Nogales y el Istmo de Tehuantepec.

¿A qué viene el tema de meter a Juárez en el escenario actual? ¿Por qué Vicente Fox tendría que haber hablado de ello en el marco de una reunión que pretende legalizar el consumo de la marihuana, asunto impulsado para frenar la lucha de los cárteles del narcotráfico que invaden el territorio mexicano para llevar la droga a Estados Unidos?

Pareciera que la formación "sinarquista" del ex presidente de México le ha traicionado la razón en un momento en que su partido, el PAN, se debate en asuntos internos muy delicados, pues está en juego la dominación de las corrientes ideológicas más adversas dentro del blanquiazul.

La actitud de Vicente Fox, propia del sinarquismo de "El Bajío" recuerda la enorme influencia que hubo en la primera mitad del siglo pasado sobre las corrientes de opinión de muchos mexicanos que intentaron la participación política motivados por la persecución religiosa.

Y es que Juárez no sólo fue presa de la crítica de quienes querían el imperio de Maximiliano y las diversas corrientes masónicas de la época, sino de "Los Científicos", el grupo del que se valió Porfirio Díaz para mantenerse en el poder. Ahí estuvieron José Yves Limantur, Emilio Rabasa, Justo Sierra Méndez, Enrique C. Creel y Francisco Bulnes, entre otros. Éste último, Bulnes, es el autor de "El verdadero Juárez y la verdad sobre la intervención y el imperio" y que constituyó uno de los soportes de la siembra de ideas contrarias al culto al Benemérito.

Por el lado de la Iglesia Católica hubo dos aportaciones contra Juárez, de los sacerdotes Joseph Schlarman en su obra "México tierra de Volcanes", y Regis Planchet en "La Cuestión religiosa en México o sea, Vida de Benito Juárez", aparecido en 1906 y donde el presbítero reconoce "no tener pruebas plenas ni verdaderas" sobre la operación de un "bando masónico liberal" que habría envenenado a Juárez con pequeñas dosis.

Estas dos obras fueron seguidas por otras, curiosamente de personajes que se desarrollaron bajo el amparo del sinarquismo y la entidad que gobernó Vicete Fox. Salvador Abascal Infante, quien fuera Presidente de la Unión Nacional Sinarquista que impulsó dos editoriales, Jus y Tradición, desde donde se propagaban pensamientos en contra de Juárez, a través de "La Hoja de Combate", y especialmente el libro "Juárez marxista"; el otro Salvador Borrego en su "América Peligra" que alienta el pensamiento antijudío y sitúa al gobierno de Juárez en el terreno que lo aprecia Fox, la traición a la patria.

Baste recordar que en 2007 tomó fuerza la creación de un nuevo partido donde convergían varias tendencias antijuaristas, se llamó Movimiento de Participación Solidaria, bajo las premisas ideológicas del sinarquismo de Abascal Infante.

¿En qué estará pensando Vicente Fox?

jesusmanuelh@mexico.com