domingo, 14 de julio de 2013

El azar

Por Soleares
Jesús Manuel Hernández

  • "Ganar es estar en la corriente de las oportunidades propicias; perder es haber perdido el sentido de su dirección". Un repaso por las tesis de Maurice Joly en El Arte de Medrar para explicar el éxito y la derrota de los políticos

Maurice Joly, satirista y abogado francés, estudioso de la condición humana definió en "El arte de medrar": la política no es más que una gran destreza, es simplemente la cara especulativa del poder y de la ambición.
La relectura de "El Manual del Trepador" viene a cuentas por los resultados electorales del 7 de Julio en el Estado de Puebla, donde los dos principales partidos se mostraron en agonía y sólo la imagen y el manejo del gobernador inyectó vida donde él decidió.

Decía Joly que los juegos más importantes de la vida del hombre son, la política, el amor, la fortuna y la fama, en todos ellos interviene el azar, ocupa un lugar importante, el otro factor es "poseer las cualidades que actúan sobre la sociedad y los hombres", o sea el conocimiento, la información, la cultura.

Ganar, dice el texto, "es estar en la corriente de las oportunidades propicias; perder es haber perdido el sentido de su dirección".

¿Podría alguien explicar con tan pocas palabras lo sucedido hace una semana? Los triunfadores nunca desaprovecharon las oportunidades, los perdedores dieron muestras constantes de haber perdido la dirección.

Saber ganar no es más que el arte de conducir sus propios designios y gobernar en las diferentes circunstancias de la vida, entre el "fin y los medios".

Y dice Joly al respecto:

"El fin es naturalmente todo lo que humanamente se puede desear o ambicionar; los medios son las fuerzas de las que se dispone para alcanzar las propias ambiciones y deseos; son todas las facultades y todos los talentos, todos los modales, todas las formas externas, todas las combinaciones del ingenio por medio de las cuales se actúa sobre la sociedad y sobre los hombres".

El amigo de Víctor Hugo y enemigo de Napoleón III escribió el libro "Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu" una excelente y violenta sátira al emperador quien lo metió a la cárcel por dos años donde redactó "El arte de medrar" un compendio del estudio sobre la condición del hombre dentro de la sociedad. Para Joly la capacidad de aumentar la fortuna, de medrar, depende del azar, la oportunidad, la ambición, el disimulo, el padrinazgo, las intrigas, la vanidad y la fama.

Define o denuncia, como quiera verse, a la prensa como "el instrumento más importante de la propaganda moderna que estará siempre en manos de los que puedan pagarla". ¿Más claro?

Como el secreto de medrar, dice Joly, no es más que el arte de utilizar a los hombres para el éxito de los propios designios, conviene ver primero cómo entran los hombres en los elementos generales del cálculo. Y eso es precisamente el objetivo de ese libro.

Saludos Mondragón

jesusmanuelh@mexico.com